in

El jurista venezolano que busca un Guinness lleva siete horas dando clase

El jurista venezolano Alejandro Rebolledo comenzó hoy a dictar la clase magistral de 24 horas sobre el crimen organizado; con la que espera establecer un récord Guinness y en sus primeras seis horas no paró de hablar ni un segundo.

A las 16.00 horas (21.00 GMT) se tomó un descanso de diez minutos para ir al baño; y después volvió al estrado del aula del Campus Norte del Miami Dade College; donde tiene lugar la prueba y retomó la lección donde la había dejado.

Del exilio al récord Guinness

Rebolledo, que es magistrado del Tribunal Supremo “legítimo” de Venezuela; vive exiliado en Estados Unidos desde el pasado julio.

Según la reglas que él mismo estableció con la organización Guinness; tiene derecho a cinco minutos de descanso por hora.

Su estrategia es ir acumulando esos minutos de descanso para en algún momento hacer una parada larga para reponer fuerzas; lo que ocurrirá, si el plan se mantiene a las 00,15 (05,15 GMT) del viernes.

El objetivo es llamar la atención sobre el crimen en Venezuela

Tras una siesta de 45 minutos volverá al aula y seguirá la clase; con pequeñas paradas, hasta las 13.00 (18.00 GMT), cuando terminará la prueba; a la que asiste un adjudicador de récords de la organización Guinness, con sede en Londres.

En las primeras seis horas de conferencia han asistido unas 200 personas. La asistencia ha fluctuado de un mínimo de 20 a un máximo de estudiante en alguna franja horaria.

Algunos de los estudiantes que salían de la conferencia la calificaron de “muy interesante”.

Al jurista lo que le interesa con este desafío Guinness es “llamar la atención sobre la delincuencia organizada trasnacional partiendo del tema Venezuela”, pero con un enfoque internacional.

“El crimen internacional tiene el control de Venezuela. Estoy convencido de eso desde hace muchos años, no es algo de ahora”, señala Rebolledo, quien ha sido asesor de “muchos cuerpos de Policía” en el mundo y hoy tiene en EE.UU. una consultora especializada en “riesgos operacionales, reputacionales y legales”.

El récord que Rebolledo quiere establecer es nuevo en el Guinness. Por eso, no tiene que superar a nadie, solo a su capacidad de resistencia.

Nota de EFE

¿Qué opinas?

Twitter fomenta propagación de noticias falsas

Creen haber identificado el cuerpo de la aviadora Amelia Earhart