in ,

9 poemas de amor para regalar este San Valentín

Faltan pocas horas para que sea San Valentín y uno de los mejores regalos que se pueden recibir, son palabras sinceras del corazón. Y aunque es posible que no seas ningún poeta podrías tomar prestadas algunos de estos poemas que te vamos a dar.

Haz de este San Valentín un día especial y memorable.

9 Poemas de amor para regalar

1. Gustavo Adolfo Bécquer

Podrá nublarse el sol eternamente; 
Podrá secarse en un instante el mar; 
Podrá romperse el eje de la tierra 
Como un débil cristal. 
¡todo sucederá! Podrá la muerte 
Cubrirme con su fúnebre crespón; 
Pero jamás en mí podrá apagarse 
La llama de tu amor.

2. Jaime Sabines

(…) Te quiero, amor, amor absurdamente, 
tontamente, perdido, iluminado, 
soñando rosas e inventando estrellas 
y diciéndote adiós yendo a tu lado. (…)

3. Pablo Neruda

(…) Cómo sabría amarte, mujer, cómo sabría 
amarte, amarte como nadie supo jamás! 
Morir y todavía 
amarte más. 
Y todavía 
amarte más 
y más.

4. César Vallejo

(…)  Amor, en el mundo tú eres un pecado! 
Mi beso en la punta chispeante del cuerno 
del diablo; mi beso que es credo sagrado! (…)

5. Anónimo

Te amo tanto amor!

Te amo y mi amor no es vacio

Te amo y mi amor no es por compromiso

Te amo y mi amor no es solo pasión

Te amo y mi amor no es costumbre

Te amo tanto amor!

Te amo porque lloro cuando no estas

Te amo porque me embriaga tu aroma

Te amo porque tus palabras me calman

Te amo porque mi corazón palpita gracias a vos

Te amo y mi existir tiene sentido solo si estas junto a mi.

Te amo tanto amor!

6. Anónimo

Por un beso tuyo daría

diez cartas de amor sincero,

nueve atardeceres bajo el sol,

ocho rosas de rojo intenso,

siete viajes al fin del mundo,

seis momentos de compañía frente al dolor,

cinco noches de placer,

cuatro anillos de oro,

tres fotos de felicidad,

dos caricias y

una eternidad.

7. J.J. N.H

Es amor, ese beso tardío por las noches,
Que te despierta cuando solo quieres soñar.

Es odio, cuando las ganas se carcomen tu alma
Y el tic tac avanza solo para verte aguantar.

Es deseo, porque el simple roce de cuerpos es…

Electrizante

¡Paralizante!

Es furia, como me niegas el agua de tus caricias
Y las dejas correr hasta desaparecer en la penumbra.

Es locura, donde termina mis poemas, no prosas,
Todos los que consciente o no, te dedico.

Es simplemente tu, amado mío,
Que desapareces y apareces a tu antojo en cada letra,
Sueño y dilema, para convertirte en mi vida después de la muerte.

8.  Mario Benedetti

Cuando uno se enamora las cuadrillas
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo.

9. Amado Nervo

Me besaba mucho, como si temiera 
irse muy temprano… Su cariño era 
inquieto, nervioso. Yo no comprendía 
tan febril premura. Mi intención grosera 
nunca vio muy lejos 
¡Ella presentía! 
Ella presentía que era corto el plazo, 
que la vela herida por el latigazo 
del viento, aguardaba ya…, y en su ansiedad 
quería dejarme su alma en cada abrazo, 
poner en sus besos una eternidad.

 

 

 

Te puede interesar...

¿Qué opinas?

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Comentarios

Nuevos récord y mucha emoción en las Olimpiadas de invierno 2018

Un estudio mantiene la esperanza de que Michael Schumacher despierte del coma